24May
Solucionar miedo al dentista en niños

El miedo al dentista es más común de lo que parece. De hecho, hasta un 70% de las personas manifiestan sentir nervios en sus visitas. En casos extremos (alrededor del 15%), este temor se convierte en una verdadera fobia difícil de superar.

Por supuesto, los niños no son externos a este fenómeno. De hecho, muchos viven cada visita al dentista como una auténtica pesadilla. Esta aprensión puede mostrarse de manera más o menos evidente, llegando a causar cuadros de ansiedad y patologías físicas y psíquicas. Así, es habitual que los niños que tienen miedo al dentista lloren, se escondan, impidan que el dentista les examine e, incluso enfermen antes de llegar a la consulta.

¿Por qué los niños tienen miedo al dentista?

Gran parte de los traumas relacionados con el miedo al dentista aparecen en la infancia y se mantienen hasta la edad adulta. Normalmente su origen es una experiencia traumática en la niñez.

En este trance puede jugar un papel importante la primera visita al dentista. En esta primera toma de contacto el dentista examinará todos los dientes y muelas del niño, y la presencia de problemas como manchas o caries.

En algunos casos, los niños necesitan desde sus primeros años limpiezas dentales y empastes. En otros, es preciso realizar tratamientos dentales más laboriosos e incluso extracciones. Es entonces cuando el niño puede asustarse y presentar nervios, taquicardia, sudoración, respiración agitada o llanto, síntomas que asociará en el futuro con sus visitas a estos profesionales de la salud.

Otras veces el miedo al dentista en los niños es un “espejo” de lo que en sus propios padres. Es decir, si tú o tu pareja manifiestáis miedo al ir al dentista, es posible que tus hijos también lo sufran.

¿Cómo quitar el miedo al dentista en niños?

El primer paso para saber cómo quitar el miedo al dentista de los niños es realizar visitas al odontólogo desde que salen los primeros dientes. Conviene que estas revisiones sean periódicas para que el niño tome conciencia de la importancia de cuidar su salud bucal y adquiera hábitos saludables como lavarse los dientes. La prevención no sólo evitará el miedo al dentista, sino que también disminuirá el riesgo de aparición de picaduras y caries que requieran tratamientos complejos.

Por supuesto, los padres también deben ser partícipes de esta rutina. Si tus hijos ven que vas al dentista y que no tienes miedo aceptarán las consultas con mayor naturalidad.

Cómo quitar el miedo al dentista en niños: consejos prácticos

1.-Lleva a tu hijo a la clínica de manera periódica.

Puede ser de gran ayuda que tu hijo te acompañe a una revisión dental o a una intervención corta antes de su visita. De esta forma se familiarizará con el ambiente y con el instrumental de la consulta.

2.- Explica el proceso de forma clara

Uno de los consejos más prácticos sobre cómo quitar el miedo al dentista de los niños es ser natural. Es importante que antes de la cita le expliques dónde va y por qué, eliminando un “factor sorpresa” que puede tornarse negativo.

3.- Cuida el lenguaje

Conviene tener cuidado con el lenguaje y evitar el uso de palabras que puedan provocar rechazo o miedo (hincar, pinchar, cortar, sangrar, etc.).

4.- Intenta ser positivo

En ningún momento las visitas al odontólogo deben verse como un castigo. Una buena forma de hacerlo es potenciar las ventajas de cuidar los dientes.

5.- Escucha sus dudas

Por su talante curioso es posible que tu hijo tenga preguntas o que manifieste sus sensaciones al ir al dentista. Nuestro consejo es que le escuches y le ofrezcas respuestas en tono positivo y amigable.

6.- Facilita la espera

Muchas veces la espera en la consulta puede desencadenar situaciones de nerviosismo y miedo. El consejo general es llevar entretenimiento para la sala de espera (lectura, juegos, etc), para que el niño se distraiga.

7.- Elige la Clínica Los Silos

En nuestra clínica vas a sentir que tratan a tu hijo como si fuera especial y además con la última tecnología.

¡Hasta la próxima!

Mantener revisiones dentales periódicas contribuye a crear buenos hábitos de salud bucodental. Es decir, no debes esperar a que tu hijo tenga una caries para llevarlo al odontólogo. De esta forma no relacionará al dentista con una enfermedad o con el dolor, sino que lo percibirá como una persona que le ayuda a estar más sano.
La salud bucodental durante la infancia es muy importante y debe comenzar cuando salen los primeros dientes (entre el primer y el tercer año). En la Clínica Los Silos estamos comprometidos con tu salud bucal y con la de tus hijos. Somos especialistas en el tratamiento de niños y nuestro servicio de Odontopediatría es pionero y exclusivo en la zona. ¡Ven a visitarnos!